¡Bienvenidas queridas familias!
Los invitamos a compartir con nosotros
este espacio a través del cual podremos comunicarnos y compartir novedades, anuncios y porqué no algunos consejos a la hora de criar a nuestros hijos. Gracias por acompañarnos!!







Dr. Gustavo






4 de octubre de 2011

El Recién Nacido. Asistencia en el pos parto y cuidados posteriores.

Primeros cuidados tras el parto

Una vez que el recién nacido sale por el canal del parto comienza su adaptación a un nuevo medio. Suele tener líquido y mucosidad en la boca y el estómago, especialmente si ha nacido por cesárea. Habrá que aspirar ese líquido mediante una sonda.
El cordón se corta por un punto que quede entre las dos pinzas que se colocan en él para que cese el flujo de sangre. Se colocará un clamp de plástico.
Se procura colocar al niño recién parido sobre su madre, es el "piel a piel", muy positivo para ambos: despierta innegables sensaciones placenteras en la madre y la piel del niño se coloniza con la flora de la materna, ante la cual está protegido. Inmediatamente después se traslada al niño a una mesa térmica donde se lo seca (insistiendo en la cabeza, por donde pierde más calor), se le aspira la boca y la nariz (esta maniobra no siempre es necesaria) y se evalúa su estado mediante el test de Apgar. Este test consiste en adjudicar una puntuación que valora distintas características del bebé al minuto, a los 5 minutos y a veces a los 10 minutos de vida. No predice el desarrollo neurológico, pero sí la necesidad de reanimación y lo satisfactorio de sus resultados.
Si todo continúa normal, a continuación se pesa y talla al bebé. La longitud del recién nacido a veces se mide al alta, cuando el edema es menor y el niño se encuentra más tranquilo.
Por último, se aplica un colirio o una pomada antibiótica en los ojos del recién nacido (para prevenir la conjuntivitis neonatal) y se le administran dos inyecciones: la vacuna de la hepatitis B y 1 miligramo de vitamina K (previene la enfermedad hemorrágica del recién nacido).

Repasando... Procedimientos de rutina que se llevan a cabo en el recién nacido:
1. Aspirado de las secreciones bucales con un sonda,
2. Verificación de la permeabilidad del ano,
3. Aplicación de antibiótico en los ojos,
4. Colocación intramuscular de vitamina K,
5. Cerclaje del ombligo con un clamp umbilical.

3 de octubre de 2011

Los cuidados del recién nacido. Características Físicas

1. Características físicas.

La edad gestacional

El momento en que se produce el parto determina la edad gestacional del recién nacido, lo que nos informa de su madurez. Un recién nacido que nace entre las semanas 37 a 42 de la gestación se conoce como recién nacido a término (es la situación ideal). El recién nacido es un ser de aspecto frágil y sus peculiaridades han de ser conocidas por sus padres para que no sean motivo de preocupación innecesario.

Características fisiológicas

La frecuencia cardiaca del recién nacido es elevada: 80 latidos por minuto en reposo y hasta 180 latidos por minuto cuando está activo. En cualquier caso, la frecuencia es superior a la del adulto. Cuanto menor es el tamaño de un organismo, menos tiempo tarda la sangre en circular por el mismo y en regresar al corazón, donde será bombeada de nuevo. La frecuencia respiratoria es de unas 40 respiraciones por minuto
La primera deposición se realiza generalmente en las primeras 24 horas. El material que se expulsa recibe el nombre de meconio y está formado por moco, bilis y restos de células intestinales, lo que le da un color pardo-verdoso y una consistencia viscosa. Las deposiciones posteriores van cambiando de color, a medida que se vacía el intestino de esta sustancia y el niño va tomando leche. La primera micción tiene lugar en el primer día de vida en el 95% de los bebés.

La piel del recién nacido

La piel del recién nacido a término sano es una piel cubierta de una sustancia protectora y blancuzca llamada vérnix caseosa. Es además una piel rosada y más densa que la del pretérmino (delicada y cubierta de un vello leve denominado lanugo) El bebé postérmino presentará una piel seca, descamada, apergaminada y las uñas bastante largas. Con frecuencia se observa edema de párpados, pies, manos, sin significado patológico.
Una de las variaciones de la normalidad que aparece con frecuencia es la Acrocianosis que es el color azulado o amoratado en pies, manos, orejas y nariz. Se debe a la inestabilidad de los vasos sanguíneos de la piel, desaparece espontáneamente.

La cara y el cráneo del recién nacido

El recién nacido debe presentar simetría facial. Es normal que el recién nacido estornude y esté algo congestionado. Se debe al paso de un medio líquido y protegido (el útero), a otro seco y más agresivo para el bebé (el ambiente exterior), que reseca sus mucosas, dando lugar a estos síntomas.
La presencia de todo lo que a continuación se describe resulta habitual en un recién nacido:
· Pequeños puntos hemorrágicos en los ojos.
· Quistes puntiformes blanquecinos en la boca (perlas de Ebstein)
· Acúmulos de grasa en mejillas y labio superior (almohadillas de succión)
· Manchas rojizas en párpados y nuca principalmente (angiomas)
En el cráneo del recién nacido se aprecia la existencia de las fontanelas (molleritas) . Se trata de dos áreas algo más deprimidas y más blandas que el resto de la cabeza. Corresponden a dos zonas sin hueso todavía que permiten que la cabeza del bebé siga aumentando de tamaño. En ocasiones se palpa el cabalgamiento de la unión entre los huesos de la cabeza debido al moldeamiento del cráneo para su paso por el canal del parto materno.

El tórax del recién nacido

Las mamas del recién nacido pueden estar inflamadas y dejar escapar una secreción lechosa, no supone ninguna enfermedad, sino que es la expresión del paso de hormonas maternas al bebé. En unos días irá desapareciendo.

El abdomen del recién nacido

El cordón umbilical está sujeto por una pinza de plástico. En unos 10-15 días se caerá y habrá cicatrizado por completo. Se suele teñir en la Sala de Reanimación Neonatal con una sustancia que si impregna el resto de la piel le dará aspecto de hematoma (amorotonado). Se distinguen porque el tinte se va con el lavado. No es extraño encontrar pequeñas hernias umbilicales, que desaparecerán con el tiempo y no le traen absolutamente ningún problema al bebé.

Los genitales

Los testículos pueden estar algo hinchados, si es transitorio es normal y se conoce como hidrocele transitorio del recién nacido, siendo más frecuente en los partos de nalgas. En las niñas los genitales pueden mostrarse algo inflamados y con una secreción blanquecina o, incluso, rojiza (flujo menstrual por el paso de hormonas femeninas maternas). Nada de esto es indicativo de enfermedad.