¡Bienvenidas queridas familias!
Los invitamos a compartir con nosotros
este espacio a través del cual podremos comunicarnos y compartir novedades, anuncios y porqué no algunos consejos a la hora de criar a nuestros hijos. Gracias por acompañarnos!!







Dr. Gustavo






19 de mayo de 2011

Alimentación complementaria en el primer año de vida

Queridas familias.

Tenemos el agrado de contar con la colaboración de la Lic. Luciana García Mena, licenciada en nutrición, quién nos acompañará en las próximas publicaciones sobre Alimentación Complementaria en el primer año de vida. Empezaremos con la incorporación de alimentos semisólidos explicando cuáles son los más adecuados, el momento ideal y algunos tips a la hora de sentarlos a comer.
No es más de lo que hablamos en cada consulta, pero con un ordenamiento más didáctico y con el aval de una profesional especializada.
Que lo disfruten!
Dr. Gustavo



Los 6 meses el momento justo para sumar otros alimentos.
A los 6 meses es necesario complementar la leche materna incorporando de a poco los alimentos de los diferentes grupos.
Por qué a los 6 meses?  Porque  es cuando los niños necesitan más cantidad de calorías y es cuando están listos madurativamente para aprender a comer (Sostén cefáfico, enderezamiento del tronco, interés por los alimentos, mayor sociabilidad, y capacidad para incorporar hábitos).
Se debe ofrecer una sola comida al día, en el momento que la familia se encuentre toda y pueda disfrutar del mismo y continuar con la lactancia de manera habitual.
Las comidas deben ser espesas. Las preparaciones líquidas (sopas, caldos, jugos) no contienen suficientes elementos nutritivos porque contienen mayor cantidad de agua.
Que alimentos se pueden dar y como ofrecerlos?
Debe incorporarse de a un alimento por vez comenzando por a unas cucharaditas de papillas de cereales (arroz bien cocido y pisado con tenedor, polenta), o puré de hortalizas (papa si es cocinada en el momento, batata, zapallo y zanahoria). A los purés se les puede agregar: salsa blanca (realizada con fécula de maíz), ricota o queso tipo cremoso, manteca o preferiblemente aceite.
No hace falta agregar sal. Los alimentos ya contienen naturalmente suficiente sal y no conviene que se acostumbren desde pequeños a los sabores muy salados.
Una vez que lograron que el bebé consuma las papillas o purés, agréguenle un pequeño trozo de carne sin grasa (de vaca o pollo) bien cocida a la plancha o hervida y desmenuzada (picada finamente o rallada). Una vez por semana se puede reemplazar la  carne por hígado bien cocido y molido.
Como postres, se pueden ofrecer purés pulpas de frutas maduras (manzana, banana, peras, durazno) bien lavadas y peladas.
Como bebida, lo ideal es el agua hervida y enfriada, también jugos de frutas naturales, colados y diluidos con un poco de agua. No es necesario ni conveniente agregarles azúcar. Los sabores naturales son siempre más saludables.
Algunos consejos:
-          Anticípenle al niño que va a comer por medio de una canción o de un gesto, por ejemplo, mostrarle el babero, preparando la mesa, etc.
-          Desde que comienza a comer el niño debe tener su propio plato. Esto permite que la mamá o persona que lo cuida pueda observar la cantidad que come cada vez, de acuerdo a la edad.
-          La hora ideal es la del almuerzo o la cena para ir creando el hábito.
-          Utilice una cuchara pequeña de bordes lisos y suaves.
-          Incorpore los alimentos de uno por vez, para probar la tolerancia, la aceptación de sabores y para detectar posibles alergias. Es conveniente ofrecer el alimento durante varios días para que el niño se habitúe al sabor.
-          Insista una y otra vez, colocando el alimento en el centro de la lengua del niño, para evitar que los escupa, ya que las primeras veces que recibe el alimento con cuchara, generalmente saca la lengua y puede parecer que rechaza el alimento.
-          No se preocupe si no come lo que usted espera, es un proceso de aprendizaje en el que cada niño tiene su ritmo, que debe ser respetado.
En la próxima nota, las ayudaré a guiarlas con la alimentación que el niño debe recibir entre los 7 y 8 meses y así sucesivamente hasta llegar hasta el año de vida.
                                          Saludos a tod@s, Licenciada en Nutrición Luciana García Mena. M.N. 4102