¡Bienvenidas queridas familias!
Los invitamos a compartir con nosotros
este espacio a través del cual podremos comunicarnos y compartir novedades, anuncios y porqué no algunos consejos a la hora de criar a nuestros hijos. Gracias por acompañarnos!!







Dr. Gustavo






26 de noviembre de 2009

El Recién Nacido. Lo normal y lo anormal . PAUTAS DE ALARMA

La llegada de un bebé es llena de alegría y emoción para los nuevos padres, especialmente los primerizos, pero así mismo pueden tener muchas dudas sobre qué es normal en un recién nacido. Incluso los padres que ya han tenido otros hijos pueden tener dudas o llevarse sustos sobre el aspecto de su nuevo bebé. Aquí va un recuento de lo que es normal en un recién nacido:

- El primer momento. El rato de nacer el bebé estará cubierto de sangre, de color azulado y podría tener manchas rojizas en el cráneo debido a la presión al salir por el canal o si se utilizaron fórceps o succión durante el parto.
- Instintos. El recién nacido nace con varios instintos llamados primitivos, como son el de succionar, apretar las manos cuando se les pone un dedo o un objeto y el llamado reflejo de Moro, que es cuando el bebé se sobresalta y abre los brazos como si sintiera que se cae.
- Respiración. La respiración del recién nacido pude a ratos ser un poco irregular, a veces respirando muy seguido como luego de llorar o agitarse, o incluso a veces dejan de respirar por unos segundos lo cual es considerado normal. El pecho del recién nacido se sube y se baja muy evidentemente con cada respiración e incluso hasta el latido de su corazón se puede apreciar. Esto es muy normal ya que su pared toráxica es delgada. Así mismo el hipo es muy frecuente y normal a esta edad. El bebé puede estornudar frecuentemente o incluso parecer estar congestionado debido a los orificios nasales tan pequeños por los que respiran. En esta etapa es normal y no necesariamente es signo de alergia, enfermedad, etc.
- Extremidades. Es normal también que les tiemblen los brazos, piernas o barbilla, generalmente al llorar. El recién nacido generalmente adopta la posición fetal que tenía en el vientre materno, con las piernas y brazos encogidos sobre el torso. Debido a esto, sus piernas serán arqueadas hacia afuera y se irán enderezando en los siguientes meses. Las manos del bebé estarán casi siempre cerradas en un puño y así mismo con el paso de los meses irán abriendo las manos cada vez más.
- Cabeza. La cabeza del bebé podrá no ser redonda y tener forma rara debido a que los huesos del cráneo son blandos al nacer y se amoldan para pasar por el canal al momento de nacer. La cabeza se irá redondeando con el pasar de las semanas.
- Fontanelas. La cabeza del recién nacido se caracteriza por dos fontanelas, que son separaciones de los huesos del cráneo, que todavía no se han unido. La más grande están la parte superior de la cabeza y se puede sentir fácilmente. La otra fontanela, más pequeña está en la parte de atrás del cráneo. Es normal que cuando el bebé llora o está agitado se puede ver la piel palpitar en estas zonas. Las fontanelas se cierran completamente entre el año y año y medio de vida.
- Cara. La cara de un recién nacido generalmente es muy diferente a lo que será en las siguientes semanas. Al nacer, los bebés tienen la cara hinchada por la acumulación de líquido y también por el trabajo de pasar por el canal de parto. Podrá tener también manchas rojas o moradas debido a la presión al momento de nacer o si se utilizó fórceps o aspiradora para ayudarlo a salir.
- Ojos, nariz y orejas. Sus ojos estarán hinchados, pero los recién nacidos tienden a abrir los ojos inmediatamente luego de nacer, especialmente al ponerlos en posición vertical.
Las orejas y nariz del recién nacido pueden estar arrugadas, dobladas, pegadas a la cabeza o parecer aplastadas. Esto generalmente ocurre por la posición en que estaba el bebé en el útero adoptando esa forma temporalmente.
- Mamas / pezones. Los recién nacidos, hombres y mujeres, pueden tener los pezones hinchados. Esto se debe a la hormona estrógeno de la madre, que es pasada al bebé en el vientre. A veces se puede sentir un abultamiento duro en las mamas e incluso pueden secretar un poco de leche, que popularmente se conoce como “leche de brujas”. Esto es normal y no se debe aplastar los pezones que podría causar una infección. Durante las siguientes semanas, los pezones se irán deshinchando.
- Ombligo. El cordón umbilical se secará y caerá solo en una o dos semanas y el ombligo quedará cicatrizado. Algunos doctores recomiendan poner unas gotas de alcohol para secar más rápidamente, mientras otros prefieren no usar nada y dejar que se seque solo. No se recomienda sumergir en agua al bebé mientras tenga el cordón umbilical. Durante estos días lo puede bañar con una esponja o paño húmedo. Al poner el pañal, se puede doblar el borde de éste para que quede por debajo del ombligo y evitar el contacto con el cordón.
- Genitales. Los genitales de los recién nacidos, hombres y mujeres, se ven hinchados al nacer debido mayormente a las hormonas de la madre durante el embarazo. Es común que las niñas tengan una secreción en los primeros días, e incluso a veces contiene un poco de sangre, como un periodo menstrual. Esto es normal y generalmente dura de dos a tres días.
Los niños por lo general, tienen los testículos hinchados debido a acumulación de líquido que se irá reabsorbiendo y usualmente desaparece entre el tercer y sexto mes. Si al bebé se le ha hecho la circuncisión, la punta del pene estará roja e hinchada durante el primer día o dos. Después tendrá un aspecto amarillento que es normal y tomará entre 7 y 10 días para curarse completamente. Aparte de un poco de dolor y quizás incomodidad al orinar el primer día, el bebé no deber tener ninguna otra molestia hasta que el pene cicatrice completamente. Para el aseo, se puede lavar el pene con agua y un poco de jabón. Se recomienda poner bastante vaselina recubriendo el pene para evitar que roce con el pañal.
-Piel. Muchos recién nacidos presentan manchas rojas o moradas en la piel y sus manos, pies y labios se ven morados o azulados debido a la inestabilidad de la circulación de la sangre en la piel a esta edad. Alguna(s) de esta(s) manchas pueden también haber sido causadas al pasar por el canal de parto y desaparecerán en unos cuantos días.
La cara, hombros y espalda del bebé estarán cubiertas de un vello fino llamado lanugo que se caerá durante las primeras semanas.
La piel del recién nacido empezará a pelarse o descamarse en las primeras semanas, lo cual no necesita ningún cuidado especial. Si desea puede usar un poco de crema humectante si la piel está demasiado reseca.

- Al dormir. Los recién nacidos duermen la mayor parte del día, aunque no necesariamente en lapsos muy largos. Si su bebé duerme bastante, es importante no dejar pasar más de 3 o 4 horas y despertarlo si es necesario, para darle de comer.

- Ictericia. La ictericia es el aspecto amarillento de la piel y ojos que aparece al segundo o tercer día de vida y se debe a una acumulación de bilirrubina en la sangre y piel del recién nacido. Ocurre por la inhabilidad temporal del bebé para eliminar esta sustancia y generalmente desaparece en la primera y segunda semana. Sin embargo el médico deberá chequear que los niveles de bilirrubina no sean más alto de lo normal.

Lo ANORMAL. Signos de Alarma. Cuando consultar.

· Llanto débil o peculiar.
· Rechazo o dificultad para tomar alimento
· Falta o escasez de orina
· Ausencia total de deposiciones
· Diarrea, con 3 o más deposiciones en 24 horas, si no son después de tomar alimento y tienen consistencia muy desligada o aspecto anormal
· Vómitos numerosos y verdaderos, diferentes de la pequeña regurgitación después de alimentarse
· Color anormal de la piel. Muy pálida, amarillenta, gris o morada.
· Temperatura anormal de la piel. Fría con menos de 35.5º en la axila o caliente, con más de 37.5ºC.
· Trastornos de la respiración, con ruidos, movimientos respiratorios rápidos o difíciles, tos. Los estornudos son un buen síntoma en el recién nacido.
· Falta de respuesta a los sonidos
· No parpadear si recibe un chorro de luz en los ojos
· Extremidades demasiado quietas, rígidas o fláccidas