¡Bienvenidas queridas familias!
Los invitamos a compartir con nosotros
este espacio a través del cual podremos comunicarnos y compartir novedades, anuncios y porqué no algunos consejos a la hora de criar a nuestros hijos. Gracias por acompañarnos!!







Dr. Gustavo






25 de noviembre de 2009

El Recién Nacido. Algunas consideraciones más...

¿Es bueno o malo pelar al bebé?

Algunos bebes pueden nacer con pelito y otros sin. El motivo por el cual nacen con pelo o sin él no se conoce. Pero para todas aquellas madres que se preguntan si es bueno o malo cortarlo, la respuesta es indiferente.
Algunos sostienen que el corte de pelo es solo por una cuestión estética, porque quieren que la cabeza luzca bien brillante, pero hay que recordar que el corte de cabello debe ser en manos de un especialista.
Se puede recortar el pelo para emparejar los mechones largos y el flequillo; o raparlo totalmente, esta decisión de cortar el cabello es de los padres, no hay razón médica para hacerlo, salvo el caso de que el bebé contraiga alguna dermatitis o alergia.
Aunque otros especialistas, agregan que el cabello es una protección del cuero cabelludo y es mejor no cortárselo y agregan que rapar al bebé no generará que el cabello salga más grueso y sano.
Si la madre decide no pelar al pequeño no debe llamarle la atención que en unos pocos meses el pelo comience a caerse solo. Puesto que una vez que paso un tiempo del parto el bebe comienza a perder ese pelo y quizás quede calvo en la parte superior de la cabeza. Esto se debe a que este cabello viejo se esta debilitando y uno nuevo comenzará a crecer más fuerte, y no necesariamente será igual al pelo anterior.
Cuando nace el pequeño puede venir con el pelo más renegrido y después ser remplazado por uno rubio, es decir que recién cuando el pequeño tengo 2 o 3 años se definirá su color, la cantidad y el grosor del pelo.

Los Aritos? Si, no, cuando?

A pesar que es común la aplicación de los aros en las niñas desde sus primeros días de vida, autores recomiendan esperar hasta los 4 años para realizar la perforación en el lóbulo de la oreja, esto con el objeto de disminuir en algo el riesgo de infección y por sobre todo por el riesgo que la niña pueda sacárselos, ponerlos en su boca y tragarlos, con el consiguiente riesgo de ahogamiento e incluso perforación del tracto digestivo.

La complicación más frecuente de la colocación de aros es la infección bacteriana.
Esta se presenta con dolor , enrojecimiento, hinchazón e incluso supuración en principio clara y luego con pus.
El primer perno a usar debe ser de oro o de acero inoxidable
Debe dejarse puesto durante 6 semanas
NO debe apretarse demasiado, solo lo justo y necesario para que quede firme sin exagerar la presión
Los pernos deben limpiarse con alcohol. lo mismo que ambas caras del lóbulo de la oreja.
Luego de las 6 semanas de la inserción del aro debe evaluarse el conducto abierto en la piel que debería estar ya cicatrizado
NO usar aros colgantes , ya que pueden desgarrar la piel y requerir tratamiento quirúrgico plástico.

Qué llevo en el bolso cuando voy a tener al bebé?

• Para el bebé
Pañales tamaño recién nacido, toallitas húmedas u óleo calcáreo y algodón. Batitas y manta de algodón o lana para cubrirlo, medias y/o escarpines, gorrito y algún conjunto para sacarlo del sanatorio. Trata de elegir un conjuntito fácil de poner. Aquellos que se cierran por delante y con cuellos con botoncitos al costado son ideales para madres primerizas ya que son más fáciles de colocar. Si es nena y quieres colocarle aritos te recomendamos que los tengas de antemano en el bolso.

¿Cómo debe viajar en auto el bebé al salir de la maternidad?

La primera regla de todas: no llevar al bebé cargado.

No importa qué fuerte lo sujetes o si tienes bien puesto el cinturón de seguridad (ni siquiera dos). En caso de un accidente o frenada brusca, no vas a poder sostenerlo en tus brazos. El bebé puede salir disparado del automóvil por la ventana o ser aplastado por tu peso o el de un objeto.
Por estos motivos el bebé siempre debe ir en una silla para auto.

La segunda regla es que no se ponga en movimiento el vehículo hasta que todos en el auto no tengan el cinturón bien puesto y el bebé esté bien asegurado en su butaca. Dichas butacas deben estar colocadas en el asiento de atrás y en dirección contraria a la marcha del vehículo. Esta posición es la que deben tener hasta que hayan alcanzado un año de edad. En lo posible, la butaca de seguridad debe colocarse en el medio, debido al riesgo de un impacto lateral. Los cinturones que enganchan la butaca tienen que estar firmemente ceñidos No todas las butacas son aptas para todos los bebés. Cada niño debe usar la butaca que se adapte a su edad, peso y tamaño. Es de suma importancia que las butacas cumplan con todos los requisitos y hayan sido homologadas y certificadas, pasando por los controles más estrictos de seguridad.
Pueden utilizarse butacas usadas, pero se debe tener la certeza que las mismas no hayan estado involucradas en ningún accidente automovilístico, ya que de haber pasado por alguno, el material queda deteriorado, por más que sea de óptima calidad. (comúnmente se lo denomina fatiga de material). Quizás pueda pasar la prueba de un accidente, pero difícilmente pase por dos accidentes sin sufrir alteraciones.
La butaca puede tener o no apoya cabeza, pero lo importante es que el niño no exceda el tamaño de la butaca, es decir que su cabeza no quede al descubierto.
En cuanto al material con que haya sido confeccionada se debe observar que el tapizado sea acolchado para comodidad del ocupante, pero principalmente que esté confeccionado con materiales ignífugos. Se debe tener en cuenta que esté bien sujeta al asiento del automóvil.
Una vez colocada la butaca no debiera poder desplazarse hacia delante y sacudida hacia los costados, no debiera desplazarse más de uno o dos centímetros.


La tercera regla es no poner el equipaje junto al bebé. Una frenada brusca puede convertir a los objetos de tu equipaje en proyectiles que pueden lastimar al bebé ya los demás.

Y por último, nunca dejes al niño solo en el auto, ni siquiera por unos minutos. Pueden suceder cosas insólitas que nada te cuestan evitar.